Durante décadas, físicos de renombre han albergado sospechas sobre la posible existencia de un intrigante tipo de partículas conocidas como «fantasmas», las cuales podrían ofrecer una ventana hacia una comprensión más profunda de la verdadera naturaleza del universo.

Ahora, parece que estamos al borde de desentrañar este enigma cósmico. El prestigioso Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) ha dado luz verde a un emocionante experimento destinado a buscar pruebas concretas de la existencia de estas partículas misteriosas.

El nuevo instrumento, meticulosamente diseñado, promete ser mil veces más sensible que sus predecesores en la detección de estas partículas esquivas. Este avance tecnológico podría marcar un hito crucial en nuestra exploración del mundo subatómico y potencialmente transformar nuestra comprensión del universo en su conjunto.

La teoría actual de la física de partículas se llama Modelo Estándar.

Dice que todo en el universo está formado por una familia de 17 partículas -algunas muy conocidas, como el electrón y el bosón de Higgs, y otras menos conocidas, pero maravillosamente nombradas, como el quark encantado, el neutrino tauónico y el gluon.

Algunas se mezclan en diferentes combinaciones para formar las partículas más grandes, pero aún increíblemente pequeñas, que forman el mundo que nos rodea, así como las estrellas y galaxias que vemos en el espacio, mientras que otras están involucradas en las fuerzas de la naturaleza.

Imagen tomada de: bbc.com

Por editor