EL fracaso de los estados de WhatsApp

La última actualización de esta aplicación trajo con sigo enormes críticas,  por lo que la compañía decidió restablecer los antiguos estados, suponiendo un fiasco para la apuesta de los creadores a convertirla en una red social.

A mediados del mes de febrero, WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea con más usuarios en el mundo, lanzó una actualización que generó polémica y hasta malestar. Los clásicos estados, que permitían a los usuarios redactar un mensaje, fueron eliminados y remplazados por un formato conocido como Stories, fotos y vídeos cortos que desaparecen en 24 horas, una idea creada por Snapchat y copiada por otras redes sociales como Instagram y Facebook Messenger.

whatsapp

El cambio radical en la aplicación causó confusión y molestias en los millones de usuarios, que se manifestaron con sus comentarios en contra de la actualización. La avalancha de críticas fue tendencia en Twitter varios días, el descontento generalizado llegó incluso a ser tema central en algunos  medios de comunicación.

No es un tema menor para los usuarios de WhatsApp, dado que la App es una herramienta de trabajo y de contacto con familiares y amigos más íntimos, lo que desde sus comienzos le dio un significado de privacidad, precisando que las críticas de los usuarios iban particularmente en contra de convertir a la aplicación de mensajería en una red social como las demás.

El hecho de que ahora WhatsApp se parezca a Snapchat o Instagram; que estén pensando en incluir publicidad a través de los nuevos estados; o que ya no exista el espacio donde se escribían los estados de ánimo con el título de una canción o con un simple emoticón, son las  quejas que inundaron las redes sociales y que llegaron hasta los creadores de WhatsApp.

En pocas ocasiones se ha visto que los desarrolladores de redes sociales se arrepientan de haber eliminado alguna función y decidan retomarla, pero esta vez para whatsApp, la presión ejercida por  sus usuarios llevó a que se reconociera en un comunicado oficial que habían cometido un error al prescindir de la función de estados escritos, la cual estuvo disponible desde el lanzamiento de la App en 2009 y que es tan apreciada por los usuarios.

En una entrevista con el portal de tecnología TechCrunch, un vocero de WhatsApp afirmó que “hemos escuchado de nuestros usuarios que extrañan la posibilidad de establecer un estado de solo texto que persista en su perfil por más tiempo”, sin embargo, aclaró que los nuevos estados continuarán en la interfaz porque “les permite a las personas nuevas formas, más divertidas y atractivas, de compartir fotos, videos y GIFs con sus amigos y familiares durante el día”.

Esta semana estarán funcionando comúnmente los estados escritos  para todos los usuarios de Android y muy pronto para usuarios de iPhone, aseguró la compañía en el comunicado. Según el perfil de Twitter WABetaInfo, el cual anticipa los cambios en WhatsApp, los clásicos estados se llamarán ahora My about (Sobre mí) y se podrán modificar en la sección de Configuración o Ajustes.

Volver a los antiguos estados muestra la influencia que tienen los usuarios, generada por la presión en redes sociales como Twitter. Pero además, deja en evidencia el fracaso de la última actualización, que a pesar de todas las críticas, seguirá funcionando porque facilitará en los próximos meses la anunciada incorporación de publicidad, lo que supone más ingresos económicos para la compañía.

Todas estas actualizaciones son acciones en una “guerra” declarada de Facebook, propietaria de WhatsApp, contra Snapchat para impedir su crecimiento y lograr más usuarios que usen el contenido efímero. Por otro lado, se puede ver que los dueños de la compañía están enfocados en la competencia entre aplicaciones y no en satisfacer los deseos de sus usuarios.

Aparte de la restitución de los antiguos estados se espera otro cambio, que es la posibilidad de anular un mensaje que se haya enviado, esta función ya se está probando en Windows Phone  y pronto se habilitará para los sistemas operativos Android y IOS.