EL BAJO DESEO SEXUAL MASCULINO

maxresdefault-1

Norma Bejarano. Psicóloga-Sexóloga

“querida esta noche no, estoy cansado” esta frase al igual que la de la mujeres “hoy no, me duele la cabeza” esconde muchas veces  la falta de apetito sexual en los caballeros. El hombre camufla bajo la excusa del cansancio o el aburrimiento muchos de sus problemas sexuales.

El prototipo de hombre omnipotente, autosuficiente,  sabelotodo  y siempre listo, obedece una vez más a esa cultura impuesta que delegó  en los varones responsabilidades de todo tipo.  Un solucionador  de problemas que lleva implícita la idea de que el “macho” debe hacerse cargo de todo, incluso  “hacer feliz a la mujer en la cama”.

A veces al hombre le encanta alimentar su ego con proezas sexuales, pero no siempre está o tiene que estar  dispuesto, o en las condiciones que quisiera. El paradigma de potencia y fortaleza masculina también es susceptible de derribarse debido a los cambios en la edad, las presiones sociales, los conflictos personales o con la pareja, la aparición de enfermedades, los malos hábitos, entre otras cosas.

El hombre está supeditado a una serie de costumbres “exhibicionistas y tóxicas” que le “obligan” a mantenerse activo sexualmente hablando.  Pero… ¿qué pasa cuando no hay deseo? Muy valiente y sabio el varón que afronta sus problemas sexuales con diálogos abiertos y honestos.  La seguridad de un hombre en sí mismo no depende de cuantos espermatozoides por minuto o erecciones olímpicas puede tener al día. Sino que depende  de oponerse a “tener que cumplir” sin quererlo, dejando el miedo irracional  a ser débil o poco hombre, y  abandonar  la ridícula manía de expandir poderío sexual por doquier.  Cualquier  caballero medianamente educado  e informado en materia sexual podría  salir de ese laberinto estereotipado y actuar conforme a sus propias ideas y deseos. Sin terminar accediendo al sexo por obligación, o respondiendo a exigencias  y manipulaciones.

El mito del macho siempre listo

Los hombres no siempre están con la libido alborotada, es más, esta creencia se comenzó a desmoronar desde hace mucho tiempo. Muchos individuos  por distintas causas están deseando menos. No todos pueden ni tiene los mismos niveles de deseo sexual;  algunos son más pausados y tranquilos en estos temas y otros ven apagada su libido por situaciones de la vida diaria.

El  bajo deseo,  una disfunción sexual

La baja o el descenso del deseo sexual masculino, es la  falta de apetito e interés sexual de todo tipo que impide el desarrollo de una vida erótica plena.  Amenaza la integridad del mismo varón e incluso la de su pareja, pues   ambos  comienzan  a verse frustrados  y/o rechazados. El bajo deseo sexual es una disfunción, ya que siendo el deseo un aspecto importante de la respuesta sexual humana, impide una vida sexual  satisfecha. El hombre puede responder en su función eréctil  e incluso eyaculatoria pero ha perdido todas las ganas de tener contacto sexual en cualquiera de sus variantes.

inhibicionsexual3

Causas del bajo deseo sexual

Los motivos por los que se presenta una baja en la  libido masculina son varios y  combinados con aspectos psicológicos y físicos o fisiológicos. Se pueden presentar en cualquier momento. Generalmente es con la edad desde los 40 o 45 años en adelante el hombre puede comenzar a percibir  cambios en sus hormonas, en su próstata, y en general en su organismo que afectan la salud y calidad de vida, habitualmente el descenso del deseo a esta edad se debe a la falta o a la baja de la producción de la testosterona (hormona masculina) que repercute en la libido  como tal y en la calidad de la erección, el estado de ánimo, la energía vital y la fuerza muscular.

Las fuentes psicológicas van desde la depresión, el estrés, los complejos sexuales, los problemas con la relación de pareja, la deserotización de la misma, e incluso una homosexualidad latente.

Los detonantes físicos pueden deberse  al consumo mal administrado de alcohol, drogas, alimentos porno. Pero también a la aparición de enfermedades con la diabetes, híper o hipotiroidismo, obesidad, anemia, aumento de la próstata  y el consumo de ciertos medicamentos.

El bajo deseo sexual puede ser causa o consecuencia de una disfunción sexual eréctil o una eyaculación precoz. Se puede presentar de manera general, es decir, se carece de interés sexual por cualquier persona, actividad o variante sexual. O únicamente con relación a la pareja; no desea lo que tiene. También puede ocurrir que nunca ha experimentado deseo o siente que ha ido desapareciendo.

 bajo-deseo-sexual-a-los-20-3

 Síntomas

Los síntomas  en general responden  a la  apatía total de practicar el coito, y un desinterés marcado por toda conducta sexual que incluye masturbación, fabricación e ideación de fantasías sexuales, imaginarios eróticos, poca disposición  por ver material erótico; películas, videos y  por el atractivo en  personas potenciales de ser parejas sexuales.

Formas de intervenir el bajo deseo sexual

Todos los problemas de la sexualidad tienen solución pero depende mucho de la voluntad y la sinceridad del hombre para poder abordar la situación. Implica por lo tanto  que se despoje de su  Ego de macho y  atienda su salud sexual.  La medicina, la psicología  y la sexología tratan y dan buen cauce a esta situación remediable por fortuna.  La pareja  debe hacer parte de la solución y no del problema. Cuando se trabaja desde un enfoque psicosexológico, una vez descartados los problemas físicos, se orienta al enriquecimiento comunicativo y  erótico, al desarrollo de la creatividad, y del erotismo masculino al que tantos señores  le tienen miedo. Y los problemas físicos en caso de estar presentes los aborda un andrólogo, médico sexólogo  o un urólogo, pero siempre y necesariamente en un abordaje multidisciplinario que recupere el deseo.

Inquietudes o dudas: normabej@hotmail.com